miércoles, julio 16, 2014

idomeneo

En el ínterin había terminado el mundial, leí una biografía de María Callas y compré por segunda vez un libro que ya tenía.

De todas las músicas brasileras, es mi favorita la de Vinicius --G. me dice que para qué carajo traje un CD de Milton Nascimento, es que a 15$ cada uno me pareció genial hacer las previas con cerveza fría, bossa nova, etc--. Pero no Milton Nascimento.

...

El sábado:

En el teatro Colón un intento de acercarme a la ópera nuevamente duró poco: Idamante lloraba vestido de mujer (la cantante: una mujer), Idomeneo se daba cuenta de que ese a quien debía matar era su hijo (creo). La historia o el libreto estaba inspirado en una tragedia griega o algún asunto griego cuya resolución no importaba en absoluto. Y muchísimo menos cuando el diseñador de vestuario envolvió a todos los personajes en metros y metros de tela unida (o no cortada), es decir: la tela gigantesca como una sábana bajo la cual TODOS los cantantes del coro estaban ubicados, de modo que no podían moverse cómodamente (casi que ni siquiera podían moverse incómodamente). Tal vez la había conseguido (a la tela) barata en el once? Tal vez no hubo el tiempo suficiente para cortarla porque las costureras prefirieron mirar los partidos de fútbol del mundial?

La escenografía igual de pobre y aburrida. La música ídem.

Abandoné a Mozart y me dirigí a la Calle Corrientes a tomar las últimas postales de un Obelisco no invadido por los simpatizantes de la selección.

lunes, octubre 07, 2013

el pasado no puede volver...

le dice --o mejor le grita-- entre lágrimas tatiana a onieguin en la escena final, bajo la nieve, en san petesburgo. tatiana o anna netrebko, esa diva ucraniana de la que todo el mundo está enamorado, menos la señora que tengo sentada al lado en el teatro el nacional (un teatro más apto para plumas y concheros que para tragedias románticas como las de tchaikovsky).

la señora no se cansa de repetir: qué gorda que está la netrebko, es una chanchita, cara de galleta, etc. eso, al parecer, es lo mejor que puede decir de la ópera eugene onieguin que, ella se empeña en no querer enterarse, tenemos la fortuna de poder escuchar y es una de las más bellas que se hayan escrito jamás. también agrega unos comentarios aclaratorios luego de la escena del duelo, creo que por si no me di cuenta. dice: qué bárbaro el mensaje que nos deja tchaikovsky... que eso de matarse entre amigos es una tontería, lo que me hace pensar que la tal señora seguramente mantenía una activa correspondencia con piotr illytch quien le debe haber explicado todo lo que él quiso transmitir en su obra pero no lo hizo directamente confiando en que ella llevaría el mensaje a la posteridad, etc.

a pesar de ella y sus disruptivos comentarios mi sensibilidad musical me alcanzó para notar que:

1) el ruso que hacía de onieguin (bah, parece que eran todos rusos) además de cantar bien estaba más bueno que comer con la mano a pesar de llamarse mariusz,

2) que me encantaría ser tan "gorda" como la netrebko para que un ruso así me enchufe un beso y me manosee bien en la escena final y, sobre todo, detrás de la escena,

3) que la despedida de lenski me hizo lagrimear (como la primera vez),

4) que entre el público presente, además de la señora de los comentarios y otras tantas clonaciones intelectuales de diversas formas y tamaños, estaban victor hugo (el periodista, no el escritor) y gino bogani,

5) que la edad promedio de ese público conocedor era 65 años

6) que preferí al monsieur triquet argento que al americano con su brillez toujours belle tatiana!

7) (de último momento) que el ruso que hacía de onieguien no era ruso sino polaco y que por lo tanto debe ser bastante sufrido y/o resentido pero le damos igual.

etc.

lunes, setiembre 16, 2013

Mi chiamano Mimì, il perché non so..

il perché non so:

por qué será que las señoras que van a la ópera sienten la necesidad de decir --dejar constancia, si pudieran, lo harían por escrito-- que ellas siempre van a la ópera. que no son unas advenedizas a quienes se les ha ocurrido asistir al teatro como quien va al cine a ver la película del momento, que no se encuentran allí ese día por tratarse de una ópera hitera o popular, sino por su profundo amor a la música, a las artes, a su savoir vivre, su exquisita sensibilidad, etc.

por qué será que cuando termina un aria (o no un aria porque en puccini no son las arias con el formato clásico) la gente prorrumpe en aplausos, o lo que es peor, en gritos y/o exclamaciones que detienen la acción y dejan a los cantantes en una situación de congelamiento antinatural en la que no pueden saludar ni agradecer (todavía no ha finalizado el acto, ni mucho menos la obra) ni tampoco continuar porque el barullo de la sala se los impide... imaginad una película en la que luego de la escena de amor el público interrumpiera con su entusiasmo verbal y los actores se quedaran vacilantes en la pantalla no sabiendo qué hacer.  insoportable.

por qué será que siempre hay un señor que se ve en la obligación de explicarle a su acompañante (o acompañanta) lo que sucede --que no es otra cosa que lo que se ve, es decir, en la ópera lo que sucede se ve y si no, lo explican los cantantes, por eso duran tanto-- lo que va a suceder, y no sólo eso, sino lo que el compositor tenía en mente, lo que el regie de la versión que vio en el met quiso decir, las diferencias con la versión que vio en el teatro argentino de la plata hace cuatro años, en el video de la scala de milan, en el folleto de la arena de verona, etc, etc,

por qué la gente necesita comer caramelos, hacer el ruido del papel dorado, galletitas, golosinas, chocolatines.

martes, mayo 21, 2013

così fan tutte ¿?

no sé dónde dejé. pero sucedió algo así:

después de la sesión de rejuvenecimiento facial y peluquería pasamos a nuestro camarín (o celda) donde nos arrojaron unos sandwichitos de rúcula y prosciutto tan sabrosos como escasos. el menú se completó con varios conos de dulce de leche y gaseosas para acomodar todo. como el lugar era pequeño reinaba una promiscuidad de lo más alegre mientras esperábamos a ser llevados al "piso".

antes que eso ocurriera una antropóloga/psicóloga llamada lola nos impartió una larga charla motivadora para evitar que alguno se pusiera nervioso, arrojara los billetes al piso (porque el juego es con billetes), insultara a la vaquillona rubia --es decir, la conductora-- u alguna otra calamidad. así transcurrió una hora y pico.

para matar el tiempo realizamos, junto a mi compañero de fórmula, una serie de grabaciones caseras tendientes a registrar/documentar todo lo allí acontecido y darle veracidad a la historia.

continuará.

lunes, mayo 20, 2013

il segreto per esser felici

llega el día y hay ajetreo. cuestiones del estilo qué me pongo o no me sé el universo de memoria aparecen como muy en boga. mi compañero de fórmula llega puntual y con él (luego de un frugal desayuno) nos embarcamos en una limusina color blanca, tenues luces son su decorado y tapizado animal print, rumbo a nuestro destino.

allí nos encontramos con que no somos los únicos que sufren estos trances y, junto con otras personas de variada especie, nos dejan esperando al sol en la puerta del canal de las pelotas. nos da calor, por supuesto, y dado que tenemos puesto el abrigo, el sweater, el pañuelo de seda, etc, comenzamos (comienzo) a sudar copiosamente. más tarde las chicas de vestuario prometen resolverlo (cosa que luego comprobaremos, no fue así).

los operativos de seguridad resultan bastante severos. hay que firmar varias veces en varios lugares, mostrar identificación, sonreír, acreditar identidad, etc. es mucho dinero --dicen-- que, según supimos luego, no estaba todavía en el lugar a nuestro arribo. hubo que esperar pero se nos entretuvo en la peluquería y con los muchachos de make up. a mí me tocó con Tonny. un divino Tonny. me pintó y me dejó como los Girasoles de Van Gogh, con esos remolinos de óleo espeso y  trazos violentos inconfundibles. para tranquilizarme me dijo: te parece mucho pero en cámara no es nada. mientras Tonny trabaja  veo que a mi izquierda hay un aparatito de TV donde se leen carteles que rezan: HOY MURIÓ VIDELA. Dios mío, pienso, ¿significará algo?. una de las chicas de maquillaje trajo una bandeja de masas secas para... ¿festejar?, comenta Tonny al tiempo que me pasa un pincel de brocha gorda por la nariz..

me quedo pensando en el libro de montoneros que traje en la cartera, en qué justo este día seguro no me olvido más.  igual a videla nadie le da bola y el grupo de maquilladoras (excepto Tonny) se trenza en una discusión acerca de quién se robó unos polvos dorados de no sé qué programa de TV.

continuará.

martes, mayo 14, 2013

llamado de producción

en estos días otoñales que nada tienen de otoño excepto las hojas amarillentas de los árboles (cansadas de esperar el frío) recibo llamados indicativos de la gente de vestuario para el programa de la señora rubia (no la chiqui, la otra).

me dicen nada de azul ni de joggineta (hay que mantener el decoro o combinar con la decoración, no sé cuál de los dos). la chica sugiere --incluso-- la posibilidad de llevar en un bolso o valija otra opción de cambio de ropa. le contesto que eso mejor lo dejemos para "su". le digo así "su" como si ya tuviéramos siglos de conversaciones y complicidades mutuas, con esa falsa confianza que la gente común cree que tiene con las divas televisivas por el mero hecho de verlas a diario cacareando pavadas en la pantalla.

la situación toda es muy graciosa, sobre todo porque le pregunto si "una se va como un mamarracho... hay solución" por supuesto que sí me contesta desinquietándome. en realidad insisto que el que me genera dudas de guardarropía es mi padre. "no te puedo garantizar que cumpla con los requisitos" insisto con la vestuarista  como si yo fuera la asesora de moda de máxima zorraquieta.

...

continuará.

martes, marzo 19, 2013

confutatis maledictis

¡se quemarán en las llamas del infierno!

en fin, que para anotar algún comentario de los históricos momentos que al fervor futbolero argentino le darán alegría y de comer por un rato largo me pongo a escribir un poco (amén de que estoy aburrida y en brece nos rajan a todos de este último bastión brasilero de la industria petrolífera).

es divertido que todo el mundo tenga una anécdota que referir o algún mensaje divino que descifrar en el laberinto de la vida, como por ejemplo uno de los chicos de dos escritorios más allá del mío, ateo declarado y anticlerical confeso trae a cuento que recibió el sacramento de la confirmación de quién... sí. sí. de el papa de la gente. y como si fuera poco, además, su hijo pequeño se llama.... sí sí. francisco.

la plaza rebozaba hoy de banderines amarillos y blancos y las banderas celestes e ídem de nuestra patria agitadas con alegría y un poco de somnolencia luego de una larga noche en vigilia. ahora sí es preciso decir que tanta gente contenta, festejando y dando gracias es algo digno de ver.

después, a entenderse con la media luna (de manteca, no mahometana) que el hit católico de la mañana me dio hambre.

lunes, febrero 25, 2013

avatares

para dejarlo ir, o por lo menos, verlo desde otra ventanta: 

la reunión es la última antes de las vacaciones. en la cabecera de la mesa la cabeza rasa del jefe del jefe (ah, los altos mandos) puesta en posición de escuchar o "comencemos de una vez con esta historia". 

bueh, dale. 

suena el teléfono del jefe que se levanta y deja a la subordinada del jefe y subordinaditos a merced del jefe del jefe. 

para no entrar en detalles (aburridos) algunos comentarios como "poco profesional", "me aburrís", "no sé para qué estás mostrando lo que estás mostrando", "esto es igual a lo otro", "no se entiende nada", etc, etc, etc se vierten como agua hirviendo sobre los presentes generándose un clima caldeado y no demasiado amistoso en el que ningún pez se sentiría feliz. o por lo menos cómodo. 

todo termina cuando ma' seh..., me levanto y me voy (si no te gusta te vestís y ya sabés). 

por suerte, venía un viaje, es decir, me iba. 

domingo, febrero 24, 2013

war & peace

hay dando vueltas en mi cabezota alguna idea respecto de esta novela. como considero improbable su materialización anoto:

1. siempre volver a elegir un clásico como lectura (regla de oro ante dudosos o arbitrarios procesos de selección novelísitica)

2. me preguntan: por qué página vas. comprueban que por la casi 400 de casi 1000 que tiene el libro. esta absurda verificación es realizada con cierto tono de asombro porque me parece que hoy en día nadie puede creer que alguien se tenga ganas de tomarse (yo o cualquier persona) el tiempo para leer semejante volumen de ficción. quien pregunta aclara: yo no leo. los ingenieros, parecería que por definición, no leen literatura --para qué perder el tiempo en algo cuya utilidad práctica no está demostrada--. por supuesto que existen contadas y honrosísimas excepciones entre las que se encuentra mi adorado padre.

3. no tenía idea de que napoleón había llegado a romper las pelotas hasta en rusia.

viernes, diciembre 28, 2012

por las dudas, antes que se acabe el año y este lugar quede demasiado baldío.